Marta Gutiérrez: «Para que los trabajadores de TG7 sepan a qué atenerse se tiene que saber exactamente cuánto se adeuda y cuál es el compromiso de presupuesto de que puede disponer el Ayuntamiento en el futuro.»

«Vamos, Granada» ha reiterado lo que afirmó en la primera comisión de control: que no se podía iniciar una nueva etapa sin analizar realmente la situación y depurar responsabilidades. Responsabilidades que no son de los trabajadores quienes denunciaron la situación interna de TG7, sino de Juan Antonio Fuentes y de Cristina García, esta última responsable del contrato y de su gestión, la que está en otra área sin que se le estén pidiendo cuentas ni responsabilidad alguna. En vez de cuentas, se la ha premiado.

«Vamos, Granada» lleva pidiendo una auditoría desde el principio. Para empezar se podría crear una comisión de investigación. «No estamos pidiendo una caza de brujas, simplemente que para que cambien y mejoren las cosas se tiene que localizar lo que se ha hecho mal y gestionado mal para que se asuman las consecuencias y responder con responsabilidad.»

A la formación le parece incorrecta e irresponsable la actuación de Francisco Ledesma cuando en la comisión de control pidió que se hiciera borrón y cuenta nueva para no afectar a la plantilla de trabajadores, a quienes les dijo que podían estar tranquilos, para más tarde permitir que la productora comenzara de nuevo con los despidos y, es más, se impidiera el paso de la representante del Delegado Sindical a la reunión en la que se comunicaron los mismos.

«Vamos, Granada» duda que el concejal de economía no tuviera información acerca de la verdadera situación financiera de la televisión, y denuncia este constante toma y daca entre el Ayuntamiento y las empresas subcontratadas, gracias a lo cual, el Ayuntamiento se lava las manos con respecto a las condiciones laborales de los trabajadores que cobran su sueldo de dinero público, y permite la falta de transparencia de las cuentas y de las deudas con estas subcontratas. Finalmente, en este caso, reitera que se está obviando lo que ya viene proponiendo desde hace tiempo: que se establezca una comisión de investigación y otros modos de gestionar la televisión pública con un órgano independiente y plural para ofrecer contenidos de calidad y útiles para la ciudadanía.