El 30 de mayo se celebró el primer Pleno Ordinario del Ayuntamiento de Granada con Francisco Cuenca como alcalde, lo que trajo algunos cambios, sobre todo en las formas, aunque no tanto en el fondo.

Antes de entrar a analizar lo que fue el orden del día hay que hacer una aclaración, que ayuda a entender mejor todo lo que pasó después. Y es que desde el mismo momento que Torres Hurtado salía detenido por la puerta del Ayuntamiento, desde “Vamos, Granada” pusimos de manifiesto que la situación de nuestra ciudad sólo la íbamos a levantar entre todos y todas, y que el agujero en el que nos ha metido el PP es suficientemente profundo como para necesitar muchos hombros y muchas espaldas en las que apoyarnos. Veremos la luz al final del túnel sólo si somos capaces de colaborar, con PSOE, Ciudadanos, IU y por supuesto con la gente de Granada, apostando por la transparencia y la participación y enfrentándonos de cara a la situación de emergencia social que vive esta ciudad.

Sin embargo, ni PSOE ni Ciudadanos han entendido la situación y no han aceptado en ningún momento que hay que hacer una puesta en común de nuestras propuestas si queremos empezar a cambiar las cosas. Es más, ni siquiera han aceptado sentarse en una mesa a cuatro, aunque seguiremos insistiendo para que esa reunión se produzca. El portavoz de Ciudadanos ha llegado a decir en televisión que su lucha es por que “dejemos de existir”, negándonos así la mismísima legitimidad democrática que nos ha dado la gente en las urnas. Y para ello centra sólo en “Vamos, Granada” todos sus vetos y amenazas, convirtiéndose a sí mismo en un auténtico obstáculo para poder avanzar en la gobernabilidad de la ciudad. El PSOE, quizás condicionado por Ciudadanos o quizás por otros motivos, no ha sido valiente y ha preferido apoyarse en todo lo que ha podido en los votos que suma sólo con PP y Ciudadanos.

Este contexto político, complicado sin duda, se ha traducido en un primer Pleno en el que, a la hora de organizar el funcionamiento del Ayuntamiento, no ha habido cambios sustanciales y de momento seguiremos con el modelo que implantó Torres Hurtado en 2015. De la transparencia y la participación prometida en la investidura todavía no hay noticias. El Pleno de Granada tiene varios actos protocolarios que se celebran antes de entrar en materia, como guardar un minuto de silencio para recordar a todas las víctimas de violencia de género de ese mes. Sin embargo, nada más terminar el homenaje, PP, PSOE y Cs ya peleaban por la distribución de sillones, físicamente hablando. Al parecer las bancadas de la derecha estaban llenas pero nadie se quería mover de allí. Un comienzo caótico.

La configuración del Pleno, con 14 concejales a la derecha y sin público. Ideal.es

Tras aprobar el acta, sortear de forma electrónica las personas que tienen que ir a mesa electoral el próximo 26J y aprobar dos expedientes de urbanismo, que podríamos considerar de trámite, recibimos cuenta de los datos económicos del último trimestre. Los números de la gestión del PP son demoledores y acumulamos 93,93 días en el pago medio a proveedores y un 104,5% de deuda sobre el presupuesto, lo que nos acerca cada día más a la intervención, como bien han señalado los técnicos en sus informes.

El informe del Interventor General pronostica un mayor deterioro.

El informe del Interventor General pronostica un mayor deterioro.

Con el cambio de gobierno quedaron varios expedientes encima de la mesa que había que concluir y, entre otras cosas, tuvimos que solucionar la modificación de plantilla que propuso el PP en su día y que el PSOE ha decidido mantener provisionalmente. Este expediente heredaba una estructura que ha sido nociva para el Ayuntamiento, que ha deteriorado los servicios públicos y con la que no estábamos en absoluto de acuerdo. Pero, como tantas veces nos ocurría con el PP, el expediente llevaba trampa e indisolublemente se incluía la renovación de unos contratos de personal de servicios sociales que no podrían continuar en caso de votación en contra. El PSOE se comprometió a separar los dos puntos a la mayor brevedad posible, para poder votar las cosas de forma diferenciada, pero de momento, por responsabilidad y a petición de los sindicatos, aprobamos el expediente por unanimidad.

La reordenación del Ayuntamiento se trató en nueve puntos distintos, en los que se aprobó con votos nuevos la vieja estructura y con “Vamos, Granada” como único grupo crítico. El PSOE, como hemos dicho, no aceptó ni una sola de nuestras propuestas ni realizó ninguna propuesta alternativa, más allá de respetar el modelo del Partido Popular, por lo que tuvimos que votar en conciencia unas propuestas que considerábamos más que insuficientes.

Marta, Pilar y Luis en un momento de la votación.

Marta, Pilar y Luis en un momento de la votación.

En concreto, nos posicionamos frontalmente contra el reparto de representantes para unas comisiones que no respetan la proporcionalidad del Pleno y que distorsionan las distintas mayorías posibles, pero que además reciben competencias delegadas de primer orden y que deberían reservarse para el Pleno, como son por ejemplo la aprobación de las ordenanzas y reglamentos municipales. También nos abstuvimos (y el expediente no consiguió la mayoría necesaria) en la estructura de cargos directivos, porque no recibimos un compromiso de que realmente se estuviera proponiendo una estructura eficiente, que supusiera un ahorro y nos protegiera contra los “dedazos” a los que tanto nos ha acostumbrado el PP durante estos 13 años. Nuestra propuesta de reducción salarial, de al menos un 10% de los salarios, que sí supondría un ahorro y mandaría una señal de que predicamos con el ejemplo antes de pedir un esfuerzo a nadie, también se quedó en el tintero.

Especialmente grave fue que nos volvieran a excluir del Consejo de EMASAGRA, algo que nos correspondía por derecho. En ese punto votamos en contra, con fuerza y con mucha decepción, porque la decisión era arbitraria y contraria a cualquier criterio objetivo, ya que han aceptado a todos los grupos menos al nuestro, incluso a IU, que tiene un único concejal en lugar de tres. ¿Será casualidad que hayan dejado fuera al único testigo incómodo?, A día de hoy, somos el único grupo político que se ha atrevido a cuestionar al todopoderoso lobby del agua. Hemos advertido que no nos conformaremos con esta decisión y estamos estudiando el recurso.

En cuanto a las mociones, hubo para todos los gustos. El PP presentó una moción en la que pedía más visitantes para el Albaicín y en la que se olvidaba de que para mantener vivo un barrio es necesario centrarse en sus habitantes. Por no hablar del intento de capitalizar, mediante una moción y ahora que están en la oposición, el trabajo que hemos realizado entre todos para proteger a las Escuelas Municipales Infantiles del acoso y derribo que han sufrido por parte del mismísimo Partido Popular. Todo ello el día en el que el Pleno además aprobaba una declaración institucional, firmada por todos los partidos. consolidando la defensa del modelo.

Ciudadanos, por su parte, presentó dos mociones relativas a los cuidadores de las personas dependientes y en defensa de la atención a las personas con enfermedades raras con las que estuvimos de acuerdo en su espíritu. Pero nada más, porque a continuación pasaron a posicionarse a favor de una Fusión Hospitalaria promovida por el Gobierno de Susana Díaz, incompatible con el espíritu de sus dos mociones, que convierte un hospital en dos medios hospitales separados por 14 kilómetros de circunvalación colapsada. Todo un riesgo para la salud de los granadinos, que supone la consolidación de los recortes en sanidad que llevamos años sufriendo.

Se constituye la Plataforma Granada por su Salud, de la que formamos parte

Se constituye la Plataforma Granada por su Salud, de la que formamos parte

Y esa precisamente fue nuestra moción, una posición clara en contra de la Fusión Hospitalaria tal y como está planteada, que proteja a una de las provincias con los peores indicadores en salud pública de una nueva agresión de la Junta de Andalucía. Conseguimos que saliera aprobada, con los votos de Izquierda Unida y del Partido Popular. Que fuerzas tan dispares se unan en contra de una medida como ésta sólo es el reflejo del nivel de rechazo que está generando.

En el turno de iniciativas propusimos la creación de una Comisión de Evaluación que mida el estado de los servicios públicos y trasladamos las preguntas que nos llegaron de los vecinos y vecinas del Realejo sobre los incidentes en el concierto de “La Raíz” en la sala Príncipe. Este asunto ha tenido seguimiento y la plataforma de afectados está organizando las próximas acciones.

Los vecinos del Realejo se constityen en Plataforma de afectados. Cadena Ser

Los vecinos y vecinas del Realejo se constityen en Plataforma de afectados. Cadena Ser

En definitiva, un Pleno bronco en el que hubo reproches cruzados entre todas las fuerzas políticas y de los que nosotros intentamos mantenernos al margen. Y sobre todo, la primera oportunidad que se le escapa a Paco Cuenca de empezar a mostrar que su gobierno es capaz de realizar cambios profundos y no meramente cosméticos. En algunas cuestiones, ni siquiera eso.

Ya en el descuento se aprobaron dos declaraciones institucionales, la mencionada sobre la defensa del modelo 0-6 de las Escuelas Municipales Infantiles y el apoyo del Ayuntamiento a un proyecto de investigación científica que pretende establecerse en Granada. También había preparada una tercera declaración, posicionándonos sobre la situación de los refugiados y en contra del nefasto acuerdo entre UE y Turquía, pero el PP retiró su firma en el último momento y el tema se quedó sobre la mesa. Lo llevaremos de nuevo el resto de grupos en el Pleno de junio.