Andalucía es la Comunidad Autónoma española con menor esperanza de vida; vivimos por tanto menos que el resto de los españoles. Además de vivir menos años, los vivimos con menos salud. Y la provincia de Granada tiene una de las mayores tasas de mortalidad de España, tanto que figura en la octava posición para los hombres y en la novena posición para las mujeres, entre las 50 provincias españolas. Entre los hombres fallecen 620 por cada 100.000 habitantes al año en la provincia de Granada, cuando el promedio es de 577 por cada 100.000 para el resto de España, y 487 habitantes por cada 100.000 habitantes en la provincia española de menor mortalidad. Por lo tanto, comparativamente, la mortalidad en la provincia de Granada es un 7% superior a la media española, y un 23%  mayor que con respecto a la provincia española de menor mortalidad. Entre las mujeres, las tasas son de 364 por 100.000 habitantes, 334 por 100.000 habitantes, y 274 por 100.000 habitantes, respectivamente para la provincia de Granada, España y la provincia española de menor mortalidad. Es decir, un 9% superior a la media española, y un 27% mayor con respecto a la provincia española de menor mortalidad.

Asimismo, entre los 34 municipios del área metropolitana de Granada, en seis de ellos, entre los que se encuentra la capital, la mortalidad general es significativamente superior a la media española tanto para hombres como para mujeres. Adicionalmente, en otros 9 municipios la mortalidad general es significativamente superior a la española sólo para las mujeres, fiel reflejo de la mayor desigualdad de género que sufren las mujeres andaluzas. En conjunto, unas 400.000 personas residen en municipios de alta mortalidad, es decir: el 75% de los habitantes del área metropolitana.

Andalucía es también la CCAA que menos dinero destina por persona a la atención sanitaria de la ciudadanía. En el último año para el que hay datos disponibles, el gasto sanitario per cápita de España fue de 1255 euros por habitante, el de Andalucía de 1091 euros por habitante, y el del País Vasco, por contraste, de 1573 euros por habitante, siendo la CCAA que más gasta en la salud de sus ciudadanos en España. Estas cifras de gasto dependen enteramente de la decisión soberana de las CCAA respectivas. Y estas diferencias tan grandes, acumuladas año a año suponen unas diferencias enormes en recursos sanitarios, que producen desigualdades importantes en la atención sanitaria, desde el número de profesionales, su formación y capacitación, así como a sus condiciones de trabajo, pasando por la disponibilidad de tecnologías médicas, servicios de emergencias, de las listas de espera, hasta la cantidad, la calidad y relevancia de la investigación sanitaria. Andalucía está por debajo de la media española en recursos sanitarios. Si la media española de camas hospitalarias en el Sistema Nacional de Salud es de 2,3 camas por 1.000 habitantes, en Andalucía es de 1,3, un 44% menos; si lo medimos según los puestos de hospital de día (atención hospitalaria especializada que no precisa de pernoctación en una cama) es de 35,2 puestos por 100.000 habitantes, frente a 27,6 en Andalucía, un 22% menos que España. Si tomamos la investigación científica, a pesar de toda la propaganda gubernamental, Andalucía gasta más de un 20% menos que las otras CCAA, en torno a un 30% menos de lo que nos corresponde según nuestro tamaño poblacional, hasta el punto de que somos la 7ª CCAA en I+D+I, muy lejos de lo que se gastan otros países de nuestro entorno.

Los indicadores sanitarios reflejan que en Andalucía y en Granada tenemos problemas importantes de salud, y, por tanto, tenemos también más necesidades sanitarias que otros territorios.  Frente a esto, tenemos menos recursos sanitarios de lo que nos corresponde y de los que necesitamos.

Los recortes del Gobierno de Andalucía han supuesto en la provincia de Granada una reducción de personal de hasta 1.400 efectivos y de más de 600 camas en el sector sanitario de nuestra provincia, según fuentes sindicales.

Un dato ilustrativo son los 2.030 profesionales de enfermería que nos faltan en la provincia para alcanzar la media nacional.

Somos un territorio empobrecido sanitariamente.

Con estos antecedentes, observamos que se están tomando decisiones que podrían suponer aún un mayor retroceso, además de graves consecuencias para la ordenación de nuestra ciudad.

El mapa sanitario que prevé el Gobierno andaluz supone la fusión del Hospital San Cecilio y el Virgen de las Nieves en uno solo, el Complejo Hospitalario de Granada.

Inicialmente, el San Cecilio se trasladaba al Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud (PTS).

Una de las razones que justificaban la construcción de un hospital en el sur del área metropolitana, un campus de I+D+i, era precisamente evitar la movilidad obligada de quienes necesitan atención hospitalaria y sus familiares en los barrios del sur de la capital, del área metropolitana, y de la provincia, facilitando y generando una nueva centralidad en el área sur y descongestionando los hospitales actuales.

Pero la Consejería de Salud decidió la fusión de ambos hospitales de referencia con una idea central, la de convertirlos en un único complejo con tres grandes sedes: una en el PTS, con unas especialidades; otra en la Caleta, con otras; y otra en Traumatología, donde irá el Hospital Materno Infantil. Tres sedes que son un complejo hospitalario. Es decir, dos medios hospitales, cada uno con unas especialidades, y un servicio de maternidad. Alejados todos entre sí 14 km, con una ciudad y una circunvalación de por medio, ya de por sí congestionadas.

Especialmente sensible es la atención a mujeres embarazadas. En este sentido, se incumplirá la recomendación del documento “Maternidad Hospitalaria. Estándares y recomendaciones” del Ministerio de Sanidad (2009) en el que se indica que se debe “minimizar los recorridos de las mujeres atendidas en maternidad para garantizar la inmediatez de las actuaciones cuando se requieran otras unidades y servicios”. Un traslado de catorce kilómetros en una Granada colapsada puede ser el tiempo necesario para salvar dos vidas, la de la mujer y la del bebé. El futuro hospital maternal de Granada será uno de los hospitales andaluces y españoles con mayor número de partos, pero no dispondrá de ningún otro servicio que garantice la asistencia de la madre en una posible complicación durante el parto o tras el mismo.

Con esta decisión, los problemas de movilidad en Granada y su área metropolitana se acrecientan. Con el agravante de que nos afecta a todas las personas cuando nos encontramos en la situación más vulnerable, y con consecuencias que pueden ser incluso mortales en muchos casos.

Es necesaria la concurrencia de todas las administraciones para proteger y garantizar los derechos sanitarios de la población.

Ante la situación expuesta – pésimos indicadores de salud, recursos sanitarios muy inferiores a la media – y la importancia de los cambios y decisiones que se están llevando a cabo, el Ayuntamiento de Granada no puede obviar su responsabilidad y debe ejercer todas sus competencias, que en el caso de salud pública vienen además reforzadas por la legislación autonómica.

El Ayuntamiento de la capital tiene la capacidad y la responsabilidad de liderar la participación de las entidades locales del área metropolitana respecto a este proceso de fusión hospitalaria, que ya ha sido paralizado en otras provincias, como Sevilla o Málaga, y que tiene consecuencias directas y evidentes en materia sanitaria, pero también en la movilidad y el modelo urbano y territorial, así como en materia de empleo y desarrollo tecnológico.

Por todo lo anterior, presentamos al Pleno del Ayuntamiento de Granada la siguiente propuesta de ACUERDO:

Primero.- Iniciar el proceso de elaboración del Plan Local de Salud, recabando el apoyo y la colaboración de la Escuela Andaluza de Salud Pública.

Segundo.- Demandar a la Consejería de Salud la paralización del proceso de fusión hospitalaria que dejaría a Granada con un solo hospital en vez de dos, con una gran dispersión geográfica y con mal red de comunicaciones y servicios, hasta que no se lleven a cabo los puntos siguientes.

1.- Una planificación sanitaria que responda a criterios de seguridad, calidad y eficacia para la salud.

2.- Una justificación económica y organizativa en política sanitaria que respalde el proyecto de fusión hospitalaria.

3.- El respeto y cumplimiento de la legislación vigente sanitaria y de la Ley del Menor.

4.- Una participación de la ciudadanía en las decisiones resultantes de la planificación sanitaria en Granada.

5.- La puesta en marcha de procesos de participación para que se escuche la voz de los profesionales y se nos haga participes de la nueva organización y de las decisiones relativas a la actividad sanitaria.

6.- Una justificación técnico-científica de la fusión referida a:

− Informe inicial de valoración de la situación de la cartera de servicios resultantes del proceso de fusión hospitalaria.

− Informe de accesibilidad a los centros hospitalarios, con estudio específico de la situación en el PTS.

− Informe de la estimación de la situación de listas de espera médicas- quirúrgicas-diagnósticas por estimación poblacional y recursos finales.

− Que no se reduzcan las plantillas de personal respecto a las existentes en 2009, garantizando horas contratadas necesarias para el funcionamiento tras el proceso de fusión.

− Que se mantenga el nivel de inversiones y de reposición de tecnologías respecto al gasto medio efectuado entre los años 2009 y 2011 en los dos hospitales.

− Garantizar que no se reduzca el número de camas tras la fusión.

− Cuantificación de la inversión económica realizada durante todos los años anteriores, con total transparencia de la inversión real ante los cambios de decisiones desde 2012.

− Cuantificación de la inversión económica en años posteriores donde se demuestre la no merma de dichos recursos en un futuro inminente.

− Informe que justifique el impacto en salud de la fusión hospitalaria.

7.- Consensuar el proceso de cambio sanitario en Granada por la administración-ciudadanía-profesionales.

8.- Creación de una comisión independiente de seguimiento formada por profesionales, ciudadanía, fuerzas políticas, agentes sindicales y asociaciones de pacientes. La misión de dicha comisión es permitir el seguimiento público con carácter periódico.

Tercero.- Demandar a la Consejería de Salud que el “Hospital Universitario Alejandro Otero”, ubicado en el Parque Tecnológico de la Salud, sea un Centro con todas las especialidades, incluyendo paritorios y sala de Ginecología, de manera que garantice la cobertura sanitaria a todos los barrios del área sur de la capital, a toda la zona de la Vega Sur, del área metropolitana y de la cornisa Vega-Sierra, para avanzar en el equilibrio en la distribución territorial de los equipamientos y dar solución a los problemas de movilidad existentes en lugar de agravarlos.

Cuarto.- Comunicar esta moción a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, a la Diputación Provincial y a todos los Ayuntamientos de la Vega de Granada.

 

En Granada, a 19 de mayo de 2016.

Descargar (PDF, 36KB)

Descargar (PDF, Desconocido)

Descargar (PDF, Desconocido)