Nos encontramos en un momento crucial para defender la relevancia de nuestra ciudad en el mapa andaluz y nacional. Toca defender la permanencia del TSJ
  • Hay que pedir al Consejo General del Poder Judicial que considere mantener la sede del TSJ en Granada
  • Es significativo que en un mismo año tengamos que luchar por los hospitales, los trenes y también la capitalidad judicial

De confirmarse la ubicación en Sevilla y Málaga de las dos nuevas secciones de lo penal del TSJ se estaría traicionando el pacto recogido en el Estatuto de Autonomía de Andalucía para que Granada fuera capital judicial autonómica.

Esta deslocalización de las nuevas secciones, se une a las deslocalizaciones ya existentes en materia de lo social y lo contencioso – administrativo. Málaga y Sevilla contarán por tanto, a partir de ahora, con sedes judiciales prácticamente en las mismas condiciones que Granada, que sólo conservará “simbólicamente” la presidencia del TSJ. Asistimos impotentes a un nuevo caso de construcción “asimétrica” de la integración territorial de Andalucía, donde Granada queda relegada y sistemáticamente aislada en lo referente a instituciones e infraestructuras.

Sólo se habla de “descentralización” en lo tocante a la ciudad de Granada, pero no se revisa la concentración de poder que acumulan otras ciudades andaluzas. En este sentido, nos preguntamos cuándo fue la última vez que una sesión plenaria del Parlamento andaluz se celebró en Granada – una descentralización que también está contemplada en el Estatuto y de la que se habla menos -.

Llegado este momento, hay que pedir al Consejo General del Poder Judicial, que es a quien corresponde tomar la decisión definitiva, que considere mantener la sede del TSJ en Granada, no sólo nominalmente, sino también en la práctica y ello significa establecer las nuevas secciones de lo Penal en la ciudad de Granada. Queremos transmitir a los vecinos de Granada que estamos en un momento crucial en el que tenemos que defender entre todos la relevancia de nuestra ciudad en el mapa andaluz y nacional. Es significativo que en un mismo año tengamos que luchar por los hospitales, por los trenes y también por la capital judicial.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *