Me gustaría comprobar de cerca si se cumple toda la intención ética de nuestra formación política. Y, si fuera necesario (ojalá no), mediar en conflictos intentando aportar coherencia y calma, si fueren necesarias.