El derecho al agua. Una reivindicación para Granada

Ayer fue el día mundial del agua, y todas las voces lo decían: es un derecho básico y esencial.

Y sin embargo, en Granada, quien decide cuánto pagamos por ese derecho básico o quién nos corta el suministro si no pagamos es una empresa privada. No somos los únicos, el 50% de los suministros en España tienen participación privada, el 90% de AGBAR o FCC, que últimamente nos suenan por algunos casos de corrupción.

Estas empresas deciden a través de los consejos de administración y aplican subidas y repercuten costes, cuando menos dudosos, en los consumidores cautivos, sin que exista un control público directo de los Ayuntamientos.

Pero en esta guerra se empiezan a ganar batallas. El Supremo dijo en noviembre que, al ser el agua un suministro básico, son los ayuntamientos quienes deben fijar lo que se paga por el agua mediante una tasa, que no puede superar el coste del servicio, y también son los ayuntamientos quienes deben actuar frente a los impagos, sin que se pueda ni cortar el suministro ni embargar cuentas en caso de insolvencia de las familias.

En Murcia ya se están impugnando presupuestos por incumplir esta sentencia. En Barcelona también se están dando pasos para anular los contratos que secuestran el agua. En Francia, donde se forja Suez, el principal accionista de AGBAR, que es el socio privado en EMASAGRA y AGUASVIRA, más de un siglo de gestión ha demostrado los grandes sobrecostes que este modelo suponía. Y por eso, en París y en muchas otras ciudades han remunicipalizado y recuperado la gestión pública del agua.

En “Vamos, Granada” llevamos al próximo pleno una moción para que se aplique la sentencia del Tribunal Supremo y empezar a recuperar el control público del agua. Ahora, los demás grupos deberán decidir si votan en favor de los beneficios ilegítimos de una empresa francesa con un historial más que dudoso, o de los intereses de los granadinos.

This article has 2 comments

  1. eldru Reply

    Quién lo diría, pero el tema del agua es escabroso desde siempre. Por eso tiene más importancia un control público sobre ella. Por mil motivos.

  2. salvador Reply

    Vamos! Tenia entendido que el agua es gratis y que pagamos por el uso de las depuradoras y canalizaciones hasta el hogar. Muy mal que empresas encima privadas hagan lo que quieran sin un organismo de control público que nos garantice su honestidad. Que noticia más motivadora. Voy a compartir en Facebook

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *