Hemos presentado nuestra primera moción donde formulamos concretamente la reforma de dos artículos, el artículo 130, que permite la presentación de un número muy limitado de mociones y cuyo rigor consideramos que es necesario flexibilizar y el artículo 118, que prohíbe la participación del público en las sesiones plenarias.

Hemos presentado esta moción respondiendo a una situación política en la que las mayorías absolutas han desaparecido y la presencia de distintas opciones políticas adquieren mayor relevancia en muchos ayuntamientos, entre ellos el de Granada; donde la ciudadanía profundiza en la pluralidad democrática, y amplia y profundiza sus demandas que buscan aumentar la participación y la transparencia en las instituciones.

Actualmente cada grupo municipal puede presentar una moción por grupo y otra cada cuatro concejales. De este modo en Granada, el número de mociones es de PP: 3, PSOE: 4, C’S: 2, VG: 1 e IU: 1 , si se aprobara la moción de “Vamos, Granada” el número de mociones pasaría a PP: 7, PSOE: 6, C’S: 4, VG:3 e IU:2.

La moción que hemos presentado supone un primer paso, prudente y de alcance limitado, en tanto que no queremos cerrar las puertas a una mesa de trabajo que aborde la reforma integral del ROM y que cuente con el consenso de todos los grupos. No obstante, tampoco queremos negar la evidencia, es necesaria una reforma, las expectativas de los que nos observan son altas y es el momento de dar el primer paso.

Un paso que ya han dado muchos Ayuntamientos de España antes que nosotros, con corporaciones de todos los signos y colores, como el de Bilbao, donde no existiendo límites ni cupos, los grupos se autolimitan de común acuerdo a no presentar más de seis mociones cada uno, o el de A Coruña, que permite que diez vecinos por cada pleno intervengan y formulen ruegos y preguntas, de forma reglada y absolutamente ágil. Hay más casos, como Córdoba o Salamanca. Por tanto, en este momento, no se puede decir que el Ayuntamiento de Granada tenga una regulación de la participación que esté a la altura de las circunstancias.

Por ejemplo, en el próximo pleno, nuestro grupo querríamos haber presentado para debate y moción, la reivindicación de algunos colectivos como las víctimas de la Talidomina, las plataformas anti desahucios o las reclamaciones de los desempleados. Hay muchos temas que tratar, propuestas para mejorar los servicios sociales, la movilidad, aspectos económicos y financieros de este Ayuntamiento e incluso la regulación de la música en directo. La lista de cuestiones es infinita y las posibilidades limitadas. Para que nuestra ciudad mejore, el Ayuntamiento debe abrirse y contemplar todas ellas.